El consumo de electricidad en tu hogar puede representar un gasto superior al que tienes contemplado. Para estos casos, no es necesario que hagas grandes cambios o modifiques tu instalación eléctrica, basta con cuidar el uso que se da a la electricidad.





Para ahorrar luz en casa sólo debes ser cuidadoso, para ello te compartimos estos consejos, ¡verás que es muy fácil llevarlos a cabo!


  • Saca el mayor partido posible de la luz natural. Deja las cortinas abiertas la mayor parte del día y coloca aquellos sitios de tu hogar en los que realizas actividades muy específicas cerca de fuentes de luz natural, por ejemplo, el escritorio para hacer las tareas de la escuela.



  • Pinta las paredes y los techos con colores claros. Esto te ayudará a que la pintura no se “coma” la luz.



  • No dejes encendida la luz si no la estás utilizando. Parece muy básico, pero es muy común que, incluso sin que te des cuenta, olvides apagar el foco de una habitación en la que ya no vas a estar.



  • Utiliza reguladores de intensidad luminosa o dimmers. Los dimmers son dispositivos con los cuales puedes aumentar o disminuir la intensidad de la luz de tus luminarias según lo necesites. Son excelentes para ahorrar luz en casa ya que, dependiendo de la actividad que se realiza, tú mismo puedes elegir que tanta luz quieres.



  • Utiliza focos LED. Estos focos o luminarias representan el mejor aliado para ahorrar luz en casa y en cualquier otro sitio. Son muy adaptables a toda clase de ambientes y su gasto es mínimo comparado con los focos tradicionales o los halógenos.